Atisbos de luz en la oscuridad


IMG_5560.jpg

2 de octubre,

Llevaba unos días sin dormir bien y esta noche no ha sido distinta. Me acosté muy removida, con un nudo en el estómago y la angustia de no poder procesar la inmensa variedad de sentimientos experimentados en tan sólo unas horas. Incerteza, nervios, tensión, desconcierto; impotencia, tristeza, dolor, miedo, vergüenza. Hoy he despertado igual o más confundida. Incapaz de creer ni asimilar lo que leo, veo y escucho en las noticias desde ayer; asustada al comprobar que –por mucho que cueste creerlo– lo vivido este domingo no fue un mal sueño. Del nudo en el estómago al nudo en la garganta y una sensación de opresión en el pecho. Qué dificil digerir tantas sensaciones desagradables. Qué utopía seguir con el ritmo diario, con la normalidad, después de todo. Qué presión no saber qué decir, no encontrar respuestas, cuando sientes que ya no hay espacio para el silencio. Después de escribir y reescribir durante todo el día, sigo sin encontrar las palabras para expresar algo tan sumamente complejo. Ante un escenario tan incierto, me quedo con la emoción, la energía y la fuerza de todas esas personas que –aun con opiniones y puntos de vista bien distintos– nos unimos en calma, con empatía y comprensión, paciencia, cooperación y persistencia, respetando las ideas y sentimientos del resto. Sin violencia, en paz, con respeto.

5 de octubre,

Después de unos meses, cuando ya siento mía esa rutina que estrené a principios de verano, vuelve el vaivén. Esta vez con una propuesta tan anhelada como inesperada, con una oportunidad para seguir ganando experiencia en esta profesión que llegó a mí de forma casual y ha ido entrando en mi vida poco a poco, pero sin vuelta atrás... Empiezo a acostumbrarme a esta sensación de cambio constante que no acaba, a esta vida que se enreda y desenreda sin pausa. Comienzo, también, a intuir que las ganas y el esfuerzo están dando sus frutos y a sentir que, después de todo, estoy consiguiendo deshacer esos miedos tan míos, tomar las riendas y saberme más yo que nunca. Desde hace un tiempo, me encuentro sumergida en una aventura intensa que me emociona, me nutre y me hace crecer a diario. Ayer sumé a mis semanas un día más trabajando en lo que, a pesar de ser todo un reto, me hace realmente feliz. Y por un momento, sólo por un momento, desconecté de todas esas emociones que me sobrepasan, de esa sensación de saturación, de no poder más; de esa mezcla de sentimientos encontrados que me invade –a mí y a muchos– desde hace demasiado. Por un instante, un atisbo de luz en medio de estos días llenos de desconsuelo e incerteza.