Octubre


Desde hace días, con una extraña sensación de vértigo y emoción al mismo tiempo, trato de organizar mentalmente todo lo que le pido a este mes. Son demasiadas las tareas que se agolpan, meses de trabajo y un verano sin apenas descanso, cuerpo y alma puestos en esos dos proyectos. Entre cambios de planes y momentos en los que me cuesta ver con claridad, siento la suerte de tener a alguien al otro lado, que me escucha, entiende y calma. Un cielo gris, en casual sintonía con las letras que repiqueteo en el teclado, me acompaña esta tarde tras la ventana. Me ha costado todo el mes de septiembre planear como se sucederían los hechos, pero algún que otro imprevista se ha cruzado en el camino. No es fácil aceptar un cambio en los tiempos cuando ya estaba casi todo atado, pero quizá, con todo ésto, la vida esté queriendo decirme que sea más flexible, que recupere la calma y que vaya dando rienda suelta a todo lo que está por venir, pero a pequeños sorbos. Así pues, decido centrarme en el proyecto Nostalgia y dedicarle estos primeros días antes que llegue el verdadero otoño, para que pueda ver la luz dentro de unas semanas, en un día que ya he marcado en el calendario, en una fecha que no es porque sí... 

© Fotografía: Grafitogris