Miedo al cambio



A veces no queremos ver. Preferimos no tocar de pies en el suelo, pretender que no nos damos cuenta de que en algún lugar, dentro de nosotros, hay algo que nos intenta advertir. En ocasiones nos empeñamos en que las cosas sean tal y como las habíamos imaginado, negándonos a ver más allá; sin entender que no siempre sale todo como uno espera. Esa venda que nos impide ver lo que desde fuera es evidente, que nos oculta todas aquellas señales que avisan de que ese no es nuestro camino. Porque nos creemos aquello de 'mejor malo conocido que bueno por conocer'. Porque aprendemos a conformarnos y no a cambiar. Porque no nos atrevemos a luchar por lo que somos; a conseguir lo que merecemos. Porque nos aferramos a nuestra zona de comfort, sin pensar que lo que hay ahí fuera puede ser mucho mejor que lo que tenemos entre manos en ese momento. Porque tenemos miedo al cambio. Pero a veces, es lo mejor que nos puede pasar, aunque cueste, aunque duela. Al fin y al cabo, la vida es sentir, ya sea dolor o la mayor de las alegrías. Sentir, eso es estar vivo.