Parc de la Ciutadella


Las próximas semanas volveré a pasar más horas encerrada en casa, preparando el nuevo semestre en la universidad y ultimando los preparativos para que la "primera pequeña colección" en la que llevo meses trabajando pronto pueda ver la luz. Por eso, hace unos días salí a pasear por el Parc de la Ciutadella con la cámara colgada al cuello y en buena compañía. Al fin descubrí el Hivernacle, del que tanto había oído hablar, que lleva unos cuantos años abandonado y cerrado al público.