Entre líneas


Desde el principio he pensado que el blog es un claro reflejo de mí. De lo que soy y de aquello en lo que me voy convirtiendo con el tiempo, de lo que me mueve y de lo que me apasiona, pero siempre intentando no dar excesiva información sobre mi vida diaria y de aquello más personal. Y aún así, hay momentos en los que sientes la necesidad de desahogarte, dar alguna que otra explicación y contarle a quién esta detrás de la pantalla, por ejemplo, porqué hace meses que apenas coges encargos, porqué la tienda lleva tanto tiempo cerrada o porqué has dejado todo ésto, aunque sólo sea en apariencia, de lado. Sé que lo que os cuento puede sonar bastante abstracto y que mis palabras de estas últimas semanas pueden aplicarse a situaciones muy distintas que casi todos habremos vivido o viviremos en algún momento de nuestra vida. Pero si además de desahogarme y reflejar lo que llevo dentro de la mejor forma que sé, por escrito, conseguís leer entre líneas y captar una mínima parte de lo que intento transmitir, habrá valido la pena sacar a la luz ese lado más personal. Estos últimos meses del año han resultado más duros de lo que cabía esperar. Días de caos y agobios, decepciones, lágrimas y dudas, han retrasado el proyecto en el que llevo trabajando desde verano de forma interrumpida por razones varias. En el que será uno de los últimos posts del año, quiero contaros que poco a poco iré recuperando el ritmo, que se avecinan cambios que me tienen muy ilusionada y que estoy dando las últimas puntadas a ese proyecto que me traigo entre manos desde el pasado verano. También daros las gracias por todo el cariño recibido durante este año (y en especial en estos últimos días), mandaros un abrazo bien grande y, aunque este año apenas quedan ganas de celebraciones, desearos una Navidad lo más bonita posible y un 2015 cargado de energía para llenarlo de buenos momentos, sea lo que sea lo que esté por venir.

Calendario 2015 © Atelier Polarité