Signos de alerta en la sordera infantil


La detección, diagnóstico e intervención precoces en la sordera infantil son especialmente importantes en el desarrollo global de las criaturas con problemas auditivos, ya que la audición es clave para el descubrimiento y conocimiento del entorno que les rodea, la correcta adquisición del lenguaje y el habla y el desarrollo a nivel cognitivo, social y afectivo.

IMG_4332.jpg

Con la implantación de los programas de cribaje auditivo neonatal, se ha conseguido identificar de forma precoz la mayoría de las sorderas congénitas, aquellas pérdidas auditivas presentes desde el momento del nacimiento causadas por síndromes, enfermedades genéticas o infecciones durante el embarazo. En cambio, en las sorderas adquiridas, aquellas que se inician de forma más tardía por complicaciones en el parto, uso de fármacos ototóxicos, enfermedades víricas como la meningitis, infecciones auditivas como la otitis o traumatismos que afectan a la correcta transmisión de los sonidos, resulta clave saber cómo es el proceso de desarrollo normativo de la audición durante los primeros años de vida, así como conocer los signos de alerta que nos pueden hacer sospechar de una pérdida auditiva y por lo tanto, ayudarnos a hacer una detecció precoz.

El desarrollo de la audición

La audición es el primer sentido que se desarrolla durante la gestación, por lo que el sistema auditivo inicia su desarrollo durante las primeras etapas del crecimiento fetal. El feto puede empezar a percibir la voz de la madre y el resto de sonidos corporales maternos entre el cuarto y el quinto mes de embarazo y al final de la gestación, ya es capaz de diferenciar entre las voces femeninas y masculinas, reconoce la voz de la madre y es sensible a las variaciones musicales; por lo que cuando los bebés nacen ya están preparados para captar y descubrir los diferentes estímulos sonoros del entorno. Aunque, como en cualquier otro aspecto del desarrollo infantil, cada pequeño evoluciona de una forma única, hay una serie de hitos que los niños deben ir superando en cada una de las franjas de edad y que si no se han adquirido, nos puede hacer pensar que existe algún problema o dificultad a nivel auditivo.

  • Desde el momento del nacimiento, el bebé presta atención y reacciona a los sonidos, se tranquiliza al oír voces conocidas (como la de la madre o el padre) y se altera, sobresalta o sorprende con los sonidos inesperados o intensos.
  • Hacia los 3 o 4 mesos, comienza a experimentar con las primeras vocalizaciones, emite sonidos para llamar la atención de las personas que le rodean y muestra interés por el sonajero y otros juguetes sonoros. Hacia los 4 o 5 meses, empieza a ser capaz de identificar la fuente sonora, buscando con la mirada de donde proviene el sonido. De los 6 a los 12 meses, se orienta hacia los sonidos conocidos y se asusta con los sonidos fuertes, responde cuando se le llama por su nombre y comprende palabras y frases de uso cotidiano.
  • A los 12 meses, se inicia en la producción de las primeras palabras y entre los 18 y los 24 meses, ya muestras interés por los cuentos y canciones infantiles, comprende órdenes sencillas y comienza a producir frases simples de dos palabras.
  • De los 2 a los 3 años es capaz de seguir instrucciones más complejas y responder a preguntas sencillas, de los 3 o 4 años puede cantar canciones que conoce bien y mantener una conversación sencilla y hacia los 4 o 5 años disfruta jugando con los sonidos y las palabras y puede elaborar un discurso para explicar qué le pasa, qué quiere o qué ha hecho. 

 

Signos de alerta de pérdida auditiva en los niños

Aunque la pérdida auditiva no se manifiesta de una forma evidente, el no seguimiento de los hitos evolutivos anteriores da lugar a un conjunto de signos de alerta que puede indicar la existencia de un problema auditivo durante los primeros años de vida. En este sentido, resulta clave que las personas cercanas al pequeño (padres, familia, cuidadores, maestros...) observen con especial atención el desarrollo de la criatura en relación a la comunicación, el lenguaje y el habla y la audición para detectar si muestra algún problema o dificultad.

Ante cualquier señal de alarma, es muy importante que los padres o cuidadores principales (que acostumbran a ser los primeros en detectar que alguna cosa no va bien) consulten lo más pronto posible al pediatra. Así, si se considera necesario se derivará al otorrinolaringologo (ORL) para realizar las pruebas de evaluación de la audición necesarias para confirmar o descartar la sospecha de pérdida auditiva o sordera. Si no se deriva al especialista pero la familia mantiene las sospechas sobre la salud auditiva del pequeño, es aconsejable acudir a un centro especializado para manifestar su preocupación y resolver sus dudas. Desde aquí podréis descargar un documento donde he recogido los principales signos de alerta de pérdida auditiva en los primeros años de vida, para cada franja de edad de los o a los 6 años.

Cuanto más sensibilizada esté la sociedad sobre la importancia de la audición así como de las diferentes señales de alerma que pueden indicar la presencia de un problema auditivo en la infancia y mejor sea el sistema sanitario en relación a la identificación de los problemas auditivos (lo más recomendable sería poder realizar una revisión de la audición de los niños sin sordera de forma semestral, de los 8 meses a los 2 años y medio), antes se detectará la pérdida auditiva y, en consencuencia, antes se podrá confirmar el diagnóstico y proponer un plan de intervención adecuado a cada caso.

Referències bibliogràfiques

 

Fotografía: Banyador de ratlles ©


La sordera infantil


La sordera, como ya vimos en el artículo anterior, se manifiesta como una pérdida o disminución de la capacidad para percibir correctamente los estímulos sonoros del entorno. Si bien la pérdida auditiva afecta a personas de todas las edades, la sordera infantil es considerada un problema de salud especialmente grave, tanto por su incidencia (5 de cada 1000 niños nacen con sordera o padecen algún grado de pérdida auditiva durante la primera infancia) como por sus implicaciones.

Dada la importancia de la audición en la adquisición del lenguaje y el habla, cualquier trastorno auditivo tendrá repercusiones en el desarrollo lingüístico y comunicativo. Mientras unos grados de pérdida auditiva apenas afectarán al desarrollo del lenguaje y la comunicación, otras darán lugar a dificultades para desarrollar estas capacidades de forma natural y espontánea. Y esto podrá provocar, a su vez, dificultades en el acceso y el uso del lenguaje escrito (lectura y escritura), en los procesos de aprendizaje (rendimiento escolar) y/o en el desarrollo a nivel cognitivo, social y afectivo del pequeño.

marc-lespetiteschoses.png

Las consecuencias que la pérdida auditiva pueda tener sobre el desarrollo general de cada criatura, dependerán de muchos factores, como: la localización y causa de la lesión, el grado de pérdida auditiva, la cantidad y calidad de los restos auditivos, el momento de afectación, el uso de prótesis auditivas y el tipo (audífono o implante coclear), la diferencia entre edad cronológica y edad auditiva (tiempo que lleva con las prótesis), las características propias de cada niño o niña (carácter, capacidades cognitivas, presencia de trastornos asociados...), el uso de la lengua de signos y/o el apoyo de la lectura labial, la implicación de la familia o la estimulación que reciba por parte del entorno cercano.

La combinación de estos factores condicionará el pronóstico y indicará el tratamiento más adecuado en cada caso, pero la intervención siempre deberá tener como objetivo principal favorecer al máximo el desarrollo de sus capacidades del niño o niña, mejorar su calidad de vida y ofrecerle las mismas oportunidades de desarrollo de las que disfrutan los niños y niñas oyentes. Otro factor especialmente importante en el desarrollo de los niños con sordera o hipoacúsia es el momento en que se detecta el problema auditivo. Realizar una detección y diagnóstico precoces permite iniciar una intervención temprana y eso, se ha demostrado, ayuda a minimizar ― y en algunos casos, prevenir ― gran parte de los efectos adversos de la sordera; lo cual permite conseguir un mejor desarrollo, tanto a nivel comunicativo y lingüístico, como cognitivo, social y afectivo.

La mayoría de las sorderas infantiles están presentes en el momento del nacimiento o durante el primer año de vida y por esta razón, en los últimos años se han puesto en marcha diversos programas de detección temprana. Cada vez son más los hospitales y clínicas que aplican una prueba de cribaje a los recién nacidos que permite detectar posibles pérdidas auditivas y reducir, así, las repercusiones de realizar un diagnóstico tardío.

El “cribaje auditivo neonatal" es un programa implantado a nivel estatal destinado a identificar los recién nacidos que presentan sordera congénita (presente desde el nacimiento). Esta prueba de cribaje se realiza a partir de las 24 horas de vida, durante el ingreso a la maternidad del hospital donde nace el bebé, y la técnica más utilizada son los “potenciales evocados auditivos del tronco cerebral" (PEATC). Se trata de una prueba sencilla, rápida e indolora que evalúa la actividades de la vía auditiva y el nervio auditivo y la respuesta cerebral a la estimulación acústica para comprobar el correcto funcionamiento del sistema auditivo. Si el bebé no supera la prueba, deben hacerse pruebas complementarias que permitan confirmar o descartar la presencia de un problema auditivo y la confirmación del diagnóstico de sordera en estos casos debe realizarse antes de los 3 meses de edad. Normalmente, la sordera total (cofosis) y los grados de sordera más graves (severa y profunda) se detectan mediante este cribaje. En cambio, en las sorderas moderadas o leves el bebé suele pasar la prueba de cribaje y la detección llega más tarde, por sospecha de la família, de los profesionales del ámbito escolar o del pediatra.

Los programas de detección precoz como este tienen el objetivo de conseguir que la detección de la sordera congénita se realice antes del mes, el diagnóstico antes de los 3 meses y la intervención con prótesis auditivas y el tratamiento logopédico alrededor de los 6 meses de vida, aproximadamente. Actualmente, los pequeños con sordera son diagnosticados cada vez más pronto (alrededor de los 12 meses) y en una buena parte de los casos, consiguen desarrollar un habla completamente normal e inteligible. Con los cambios e iniciativas que se han impulsado a lo largo de los últimos años, se ha conseguido mejorar considerablemente tanto el desarrollo como la calidad de vida de las criaturas con sordera. Esto ha sido posible, entre otros motivos, porque el proceso de detección y diagnóstico es cada vez más precoz, la intervención logopédica temprana facilita el acceso al lenguaje oral (a través de programas de intervención auditivo-verbales) y los avances tecnológicos en las prótesis auditivas permiten una amplificación acústica cada vez mejor.

     

    Referencias bibliográficas

    • Puig, T., Municio, A., & Medà, C. (2008). Cribaje (screening) auditivo neonatal universal versus cribaje (screening) selectivo como parte del tratamiento de la sordera infantil. La Biblioteca Cochrane Plus2(2).
    • Monsalve González, A., & Núñez Batalla, F. (2006). La importancia del diagnóstico e intervención temprana para el desarrollo de los niños sordos: Los programas de detección precoz de la hipoacusia. Psychosocial Intervention15(1), 7-28.
    • Faletty, P. (2016). La importancia de la detección temprana de la hipoacúsia. Revista Médica Clínica Las Condes, Volume 27, Issue 6, Pages 745-752

     

    © Fotografía: Inés (Les petites choses du dimanche)