El juego en el desarrollo infantil


El desarrollo infantil está estrechamente vinculado al juego. Jugar es un acto espontáneo y natural en el ser humano, beneficioso, agradable y presente a lo largo del ciclo vital, pero especialmente importante para los más pequeños. Es más que una actividad lúdica y de distracción, más que una forma de diversión y entretenimiento que proporciona placer al niño o niña. El juego es la primera vía por la cual los pequeños exploran, observan y comprenden el mundo que les rodea, establecen relaciones con el entorno, disfrutan y se comunican con el resto (especialmente importante en el desarrollo del lenguaje).

El juego despierta la curiosidad y la imaginación, fomenta la creatividad y sirve de puente entre realidad y fantasía. Tiene un papel clave en el aprendizaje por su relación con la capacidad de simbolización y facilita que se fijen nuevos conocimientos. Al mismo tiempo, también es una herramienta para exteriorizar experiencias dolorosas, miedos o preocupaciones, un recurso que permite al niño o niña procesar todo lo que no le gusta a partir de la recreación, invención de historias o ensanyo de finales alternativos para situaciones que le resultan difíciles de asimilar.

20160122Blog15.jpg

Jugar implica una serie de procesos que estimulan diferentes componentes del desarrollo y es una actividad fundamental para el aprendizaje en la infancia. El juego da al niño o niña la oportunidad de aprender quién es, qué puede hacer y cómo puede relacionarse con el entorno, de desarrollar nuevas habilidades y conceptos a través de la emoción y la propia experiencia, de observar e investigar aquello que le rodea de forma libre y de relacionar conocimientos previos con otros nuevos, lo cual favorece el aprendizaje autónomo y significativo. A través de la hora del juego, niños y niñas desarrollan un buen número de habilidades que contribuyen a su desarrollo a nivel sensorial, motor, cognitivo, social y afectivo, tales como:

  • Habilidades intelectuales y de organización lógica y capacidad de representación mental
  • Desarrollo de la imaginación, la creatividad y la curiosidad
  • Habilidades psicomotoras (motricidad fina, motricidad gruesa y coordinación óculo-manual)
  • Conocimiento y dominio del cuerpo (consciencia postural, posibilidades de movimento, coordinación, equilibrio...)
  • Percepción sensorial a partir de la discriminación de formas, medidas, colores y texturas
  • Habilidades sociales y capacidad de interacción y cooperación con sus iguales y los adultos
  • Aprendizaje de normas de convivencia, formas de comportarse y valores y creencias de la sociedad
  • Desarrollo de la empatía y respeto hacia los demás
  • Expresión de las propias emociones, sentimientos y forma que tiene de ver el mundo
  • Estimulación de la superación personal al solucionar problemas y enfrentarse a retos

 

La vida infantil no puede concebirse sin el juego, pues no sólo es la principal actividad durante los primeros años de vida, sino también una necesidad y un derecho de los más pequeños; su forma de interaccionar, conocer y adaptarse al medio en que se encuentran. Por esta razón, resulta necesario favorecer y potenciar los momentos de juego tanto como sea posible. No obstante, a pesar de la clara importancia y los múltiples beneficios que jugar tiene en el desarrollo infantil, datos recientes como los que se extraen del informe “Juego y familia” (Petra Mª Pérez Alonso-Geta, Universidad de Valencia) ponen en evidencia que en España el tiempo destinado al juego se ha reducido considerablemente en los últimos años.

El estudio señala que los pequeños tienen cada vez menos tiempo para jugar, lo cual se relaciona con factores como el estilo de vida actual, los cambios en la estructura familiar o una mayor atención a las actividades académicas y extraescolares, que ha hecho disminuir los momentos de juego libre. Así mismo, el informe también destaca que un tercio de los niños y niñas juegan solos y que muchos de ellos lo hacen con aparatos como videojuegos y tabletas electrónicas. En próximos artículos sobre este mismo tema, veremos con detalle como es la evolución del juego a lo largo del desarrollo infantil y el importante papel del adulto en la estimulación del juego en los pequeños, entre otros.

Referencias bibliográficas

 

© Fotografía: Marta Villacampa (Lens and Sensibility)